Anterior Inicio Siguiente

E U F R A S I O R O D R I G U E Z M E N C I A

jados, donde el maestro-albañil realiza con plena libertad expresiva las ideas de su ingenio.

Tiene forma cuadrada o circular y terminan con cubierta a una o dos aguas (a una, generalmente, los circulares), que remata en tejadillos superpuestos, adornados con amplios aleros o cornisas.

En los muros que hacen de soporte a estos tejadillos se abren numerosos agujeros para la entrada y salida de las palomas. Estas anidan en pequeños nichos excavados a lo largo de los muros interiores, cubriendo casi la totalidad de su superficie.

No requiere su conservación mayores cuidados, salvo la vigilancia de algún desaprensivo cazador, y se benefician tanto de la carne de los pichones como de la palomina, excelente abono para los campos.

III.-UNA ECONOMÍA AGRARIA

1.   Evolución de la estructura agraria hasta su forma actual

Son poco precisas las noticias que se tienen sobre la estructura agraria del pueblo en los primeros tiempos. Es seguro que la repoblación de la comarca se hizo en forma de "presura", y sus normas rigieron la distribución de la propiedad, dejando su impronta en la consiguiente explotación de las tierras; pero la propiedad se concentró luego en manos de un solo propietario (don Fáfila y su esposa Palla), hasta la donación a la abadía de Sahagún.

Desde la incorporación al monasterio, en el año 996, quedaron sus habitantes vinculados al mismo en calidad de vasallos.

El abadengo siguió la organización feudal de la época, refrendada con privilegios especiales otorgados por los monarcas a partir del fuero de Alfonso VI, y con exenciones particulares al estilo del feudalismo francés, de donde procedía el nuevo abad, algunos de los monjes y la mayor parte de los primeros burgueses de la villa. La propiedad del Monasterio era de dos clases: la que explotaba directamente dentro del coto y la que concedía a sus colonos en censo o arrendamiento. Los labriegos de Bercianos cultivaban las

- 418 -


Anterior Inicio Siguiente