Anterior Inicio Siguiente

BERCIANOS DEL REAL CAMINO. UN MUNICIPIO DEL PARAMO LEONES

sable para el sustento de la familia; en cambio, era mayor, como veremos, el número de cabezas de ganado.

La transformación se inició en el último tercio del siglo pasado, motivada por exigencias del aumento demográfico y, más tarde, por la introducción de nuevas técnicas de cultivo, que facilitaron el laboreo de las tierras y la recolección de sus frutos.

Hubo un proceso de roturaciones sucesivas que se han conti nuado hasta nuestros días. Parte de la zona exterior a la cañada se dividió en lotes iguales llamados "quiñones", que se repartieron en tre los vecinos y más tarde fueron adquiridos en propiedad; así se hizo en los lugares llamados Coso, la Cascajera, Valdegudina y Maudes.

Otro sector fuera de la cañada llamado Valdematas, rayano con el término del Burgo Ranero, sufrió dos roturaciones sucesivas. La primera se hizo a finales del siglo pasado, sólo de una parte de su superficie; más tarde se volvió a dejar holgada la tierra, y la segunda roturación se llevó a efecto el año 1912. Esta vez se roturó mayor extensión, hasta que, por fin, en 1926, fue completada con una zona extrema llamada el Pico.

Las tierras roturadas en Valdematas se llaman "suertes". Son fincas de cerca de una Ha., que se sortean entre todos los vecinos cada seis años (tres cosechas). Por ellas se pagaban antes 500 pesetas, importe de todas las temporadas de cultivo, y actualmente se entregan 250 pesetas cada año al municipio.

Habiendo disminuido los ganados, sobre todo el ovino, se roturó también alguna franja de la cañada, en sitios demasiados anchos y zonas periféricas del monte. El importe de estas suertes va incluido en los consumos que se pagan anualmente al ayuntamiento. Son fincas que sólo se sortearon la primera vez.

L os consumos se dedican a sufragar los gastos y los arreglos del pueblo. En ellos va también comprendido el pago de las "vitas", a las que aludimos al hablar de la desamortización. No se localizan éstas en una zona determinada, sino que se hallan repartidas por todo el ámbito del municipio.

Hoy queda sin roturar, a parte de un tramo de la cañada, otra

- 423 -


Anterior Inicio Siguiente